Seleccionar página

La demora en los centros de salud de Castellón «colapsa» las Urgencias

Los pacientes recurren a este servicio ante las esperas para ser visitado por el médico de familia

S. RIOS
24/10/2019

Las esperas hasta de 12 días para ser visitado por el médico de cabecera que acumulan algunos centros de salud de la provincia, como informó ayer Mediterráneo, tiene un efecto directo en el incremento de pacientes en los servicios de Urgencias, tanto de los propios ambulatorios como de los hospitales. Esto provoca «el colapso» en estos departamentos destinados a atender incidencias que requieren de una asistencia inmediata, según alertan diversos sindicatos sanitarios.

«Si una persona pide cita con su médico porque tiene fiebre o algún dolor, como es normal, no se espera tantos días para ser visitado, recurre a Urgencias», señalan desde el sindicato CSIF, al tiempo que explican que, por ejemplo, en el centro de salud Fernando El Católico de Castelló, a las 14.30 horas, ya hay gente esperando a que le visite el médico de urgencia que empieza a pasar consulta a las 15.00 horas.

Los sindicatos remarcan que es necesaria una mejor educación sanitaria para recurrir a estos servicios solo en caso de necesidad, aunque reconocen que muchos pacientes requieren de una pronta atención cuando solicitan cita con su médico de cabecera. Esta circunstancia también supone un importante desembolso económico a Sanidad, ya que no cuesta igual una consulta en Primaria que en Urgencias.

 «El hecho de que en los centros de salud no se atienda en tiempo y forma correcta provoca que algunos pacientes vayan directamente a los hospitales sin haber seguido el filtro adecuado», apuntan desde CSIF, quienes lamentan la falta de personal sanitario en los centros de salud de la provincia, especialmente, en cuanto a pediatras y facultativos se refiere. Y es que los ambulatorios de la provincia, especialmente, los situados en los municipios con una mayor población padecen la escasez de médicos, lo que provoca cupos de pacientes de hasta 1.800 personas, cuando la Conselleria de Sanidad marca, como máximo, la ratio de 1.500.

El departamento de Ana Barceló aún no ha concretado cuántos refuerzos se han incorporado a las plantillas de Atención Primaria en Castellón, dentro del plan especial lanzado para descongestionar los centros de salud. A pesar de los anuncios de la consellera, el principal sindicato médico ya le ha advertido de que no hay personal para cubrir todos los nuevos puestos por la falta de plazas de médico interno residente (MIR) y la marcha de jóvenes facultativos a otras provincias y al extranjero.

Ayer mismo la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, anunció que, en la próxima convocatoria prevista para principios del próximo año, habrá un 10% más de plazas MIR en Medicina Familiar y Comunitaria.https://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/castellon/demora-centros-salud-castellon-colapsa-urgencias_1253080.html

La lista de espera en el Hospital de La Ribera empeora tras año y medio de reversión

La lista de espera en el Hospital de La Ribera empeora tras año y medio de reversión

La demora quirúrgica máxima rozó los tres meses en 2018 y ahora se mantiene unos días por encima de las cifras de la etapa de la concesión

El 1 de abril de 2018 la Conselleria de Sanidad se hacía con los mandos del Hospital de La Ribera después de casi dos décadas de gestión indirecta bajo el modelo de concesión y, desde entonces, no ha logrado reducir las esperas para pasar por quirófano. El departamento, en esos momentos dirigido por Carmen Montón, rechazó de lleno prolongar el modelo para, como aseguró la propia consellera en más de una ocasión, «eliminar de la ecuación el beneficio empresarial». Sin embargo, año y medio después, y aun después de incrementar las plantillas, las esperas para pasar por el quirófano no sólo no se han reducido, sino que se han incrementado ligeramente, después de que llegaran a repuntar y rozaran los tres meses. Ribera Salud, que durante dos décadas gestionó el departamento de salud de la comarca y el hospital ubicado en Alzira, cerró su etapa al frente del centro sanitario con una demora de 62 días, a marzo de 2018; prácticamente la cifra más alta registrada durante los últimos años (44 en 2015, 48 en 2016 y 54 en 2017, siempre con datos de marzo). Tres meses después, Ana Barceló, que ya había reemplazado a Montón, admitió que las demoras se habían elevado hasta los 65 días, por lo que se iban a incrementar las operaciones. Sin embargo, y según la respuesta que la propia conselleria ha dado a una pregunta parlamentaria del PP, la demora máxima en 2018 (es decir, la demora media más elevada del año) llegó a dispararse hasta los 89 días, mientras que se cerró el ejercicio con cerca de 4.000 pacientes a la espera de pasar por el quirófano.

Más información: https://www.lasprovincias.es/comunitat/lista-espera-hospital-20191019011757-ntvo.html?ns_campaign=jaqueton&ns_mchannel=manual&ns_source=twitter&ns_linkname=general&ns_fee=0&_tcode=bnNobHYy

La demora en resonancias magnéticas, mayor en los hospitales públicos que en los centros concertados

Los hospitales de San Joan y el ‘ya revertido’ de La Ribera muestran los peores indicadores por días y número de pacientes en espera. El atasco en estos dos centros augura el fracaso del modelo planteado por Isabel González.

El listado de pacientes que esperan para recibir una prueba de Resonancia Magnética (RM) demuestra que en los hospitales públicos existe más congestión que en los gestionados por empresas. En el último informe de datos registrados por la Conselleria de Sanidad (a 31 de diciembre de 2018) destaca, especialmente, la problemática que se vive en el Hospital de la Ribera desde que dejó de ser concesional y pasó a la red sanitaria pública el 1 de abril de 2018.

De la misma forma, mientras que en hospitales ‘público-privados’ como Elche-Crevillente (9 días), Torrevieja (24 días) o Manises (39 días) los pacientes que aguardan para una RM son pocos y apenas deben esperar, en otros públicos como La Plana (73 días), Gandía (45 días), Sagunto (120 días) o el Doctor Peset (40 días) el atasco para someterse a una exploración radiológica se ha convertido en una constante.

Más información: https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2019/10/21/5da9aab3fdddff436c8b465d.html

Sanidad avisa a la plantilla de la Ribera de que no puede asumir mejoras laborales

Sanidad avisa a la plantilla de la Ribera de que no puede asumir mejoras laborales

NOTICIA PUBLICADA EN EL MUNDO COMUNIDAD VALENCIANA EL 17/11/19

El subsecretario de Sanidad, David Fernández, advirtió ayer a los responsables sindicales del Hospital de la Ribera de que la negociación del convenio colectivo tiene dos líneas rojas que ha marcado la Abogacía de la Generalitat. En concreto, recordó que la condición de los empleados del centro, que fue devuelto a la red hospitalaria pública el 1 de abril de 2018, es ‘a extinguir’ y que la única forma de mejorar sus condiciones laborales es con la superación de una oposición.

Durante la reunión de ayer también se solicitó, por parte de los trabajadores de Alzira, un mayor contacto con los responsables de Sanidad para negociar el convenio (incluso semanal), y el subsecretario se comprometió a establecer un calendario de reuniones.

SEGUIR LEYENDO:

https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2019/10/17/5da74fa221efa0216f8b4663.html

Médicos en pie de guerra por la falta de conductores para la atención a domicilio

Noticia publicada en Las Provincias el 17/11/19.

El 14 de septiembre de 2018, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, firmó un pacto con los sindicatos en el que se comprometía a «iniciar la tramitación correspondiente para que los puntos de atención continuada sean atendidos con vehículo y conductor», tal y como reza el documento suscrito para paliar los problemas que estaba ocasionando la finalización del contrato con las ambulancias que, hasta ese momento, prestaban el servicio. Un año después los turismos al fin empiezan a llegar a estos centros sanitarios, pero tendrán que ser los propios profesionales -enfermeros y médicos, principalmente- los que tengan que conducirlos, lo que ha puesto en pie de guerra al personal sanitario. Tanto que el Sindicato Médico CESM-CV ha denunciado el caso ante la Inspección de Trabajo -«por las irregularidades y el abuso de Sanidad»-, mientras que los servicios jurídicos de CSIF estudian emprender acciones legales contra esta medida.

Así, desde el Sindicato Médico recordaron ayer que, para aprobar la oposición pertinente o estar inscrito en la Bolsa de Trabajo, «tan sólo se requiere el título de la categoría profesional y no el carnet de conducir» y lamentaron que, de manera verbal, «cuasi-coactivamente, se intima a los médicos utilizar estos vehículos personalmente, y sin contar con su voluntad». «Ellos no tienen ninguna obligación de conducir ni el vehículo de la Administración, y mucho menos el propio, para el desarrollo de su trabajo. Es la Administración la que debe dotar de los medios materiales y humanos para la prestación del servicio sanitarioal que tienen derecho los ciudadanos», según recoge la denuncia interpuesta.

Seguir leyendo:

https://www.lasprovincias.es/comunitat/medicos-guerra-falta-20191016090924-nt.html

 

 

La espera para operar a un niño casi duplica a la de un adulto por falta de pediatras

La espera para operar a un niño casi duplica a la de un adulto por falta de pediatras

https://www.lasprovincias.es/comunitat/espera-operar-nino-20191005004939-ntvo.html

Noticia publicada por Las Provincias.

«La situación no ha cambiado, faltan pediatras». Tanto el Sindicato Médico como la Sociedad Valenciana de Pediatría y la Sociedad Española de Pediatría Extra Hospitalaria y Atención Primaria coinciden en la carencia de estos profesionales que arrastra la Comunitat y que se traduce en demoras para los pacientes, tanto para ser atendidos en los centros de salud como para pasar por el quirófano.

En concreto, según los últimos datos difundidos por la Conselleria de Sanidad referentes al pasado mes de junio, la espera media registrada en cirugía pediátrica asciende a 124 días -algo más de cuatro meses-, lo que supone un aumento de dos semanas más de demora con respecto al mismo mes del año anterior, y roza ya los 131 días que se contabilizaban en 2017. En comparación con cirugía general, las esperas se hacen más patentes. La demora específica de los pequeños es casi un mes y medio más extensa, puesto que pasa de 82 a 124 días y está cerca de duplicarla. Al respecto, Andrés Cánovas, secretario general del Sindicato Médico de la Comunitat (CESM-CV) lamentó que durante los últimos seis o siete años «no ha habido residentes de cirugía pediátrica y, al no formarse en esta especialidad, no hay apenas cirujanos pediátricos, por lo que en muchas ocasiones los terminan interviniendo otros especialistas».

En Atención Primaria la situación no es mucho mejor y en algunos centros de salud, por ejemplo de Paterna, los pacientes tienen que esperar hasta once días para tener cita con su pediatra. En la actualidad, asimismo, cerca de 200 plazas de pediatra en los ambulatorios están cubiertas por médicos que no tienen esa especialidad, un problema que se agrava en las poblaciones más alejadas de las ciudades más grandes, especialmente Valencia. Sobre ello, Carlos Paredes, presidente de la Sociedad Valenciana de Pediatría, apunta que centros ubicado en Favara o Cullera, por ejemplo, sufren esta situación. Paredes lo achaca a varios factores, como que la lejanía de las ciudades más grandes las hace poco atractivas, mientras que las preferencias de los MIR se centran en los hospitales. Asimismo, agrega que «cada año aumentan las solicitudes de pediatras de los hospitales para poder cubrir las necesidades», de ahí que en ocasiones ‘rescaten’ a profesionales de los centros de salud. Cánovas, al respecto, agrega que «en la última hornada han salido unos 30 pediatras, y la mitad se han quedado en los hospitales con contratos basura de guardia, otros se han ido al extranjero donde ganan mucho más y tendremos disponibles cinco o seis», con lo que apenas se resuelve la carestía actual.

Además, el portavoz del Sindicato Médico advierte de que el número de nuevos pediatras previsto para los próximos cinco años -entre 150 y 160 según los cálculos de Cánovas- apenas aliviará la situación, puesto que en este lustro se espera la jubilación de un centenar de los actuales profesionales en activo en la sanidad pública valenciana. «El Ministerio de Sanidad tienen que tomar cartas en el asunto y, como mínimo, duplicar el número de residentes durante los próximos años», agrega. Paredes, por su parte, reclama incentivos para los destinos más alejados, por ejemplo para el alquiler en zonas turísticas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies