Seleccionar página

La Comunitat Valenciana pierde 400 médicos especialistas por la precariedad laboral

https://www.lasprovincias.es/comunitat/comunitat-pierde-medicos-20190918092444-nt.html#vca=fixed-btn&vso=rrss&vmc=tw&vli=Comunitat

A lo largo del año, unos 400 médicos especialistas abandonarán la Comunitat para tratar de labrarse un futuro profesional en el extranjero, lo que agravará todavía más el déficit de estos profesionales que arrastra la región. Así lo auguran desde el Sindicato Médico CESMCV, desde donde calculan que, en los próximos cinco años, faltarán entre 5.000 y 7.000 médicos de Primaria y Especializada en toda España por el envejecimiento del sector y la falta de reposición de este personal sanitario.

En concreto, sólo este año, la organización sindical calcula que más de 400 médicos especialistas se marcharán de la Comunitat a otros países, mientras que en toda España la cifra oscilará entre los 2.000 y los 4.000, según la formación sindical. «Las restricciones impuestas durante la crisis y los recortes para que acceda personal sanitario nuevo al sistema de salud pública nos han llevado a esta situación de falta de reposición», apuntaron ayer desde el Comité Ejecutivo de CESMCV. «Aunque el índice de paro es muy bajo entre los médicos, existe una precariedad y una falta de planificación que ha llevado a una carencia de médicos de Primaria y atención hospitalaria que va aumentado conforme se acerca la fecha de jubilación de los profesionales de medicina que nacieron entre 1950 y 1965», añadieron desde el sindicado. Y es que los jóvenes médicos valencianos preparados «continúan yéndose a otros países donde cobran el doble o el triple y donde les aseguran un puesto de trabajo en condiciones», apuntaron las mismas fuentes.

Así, para que no faltaran médicos especialistas, según el sindicato se precisa formar de 12.000 a 13.000 en los próximos años. «La consecuencia a la situación actual es una falta acuciante de médicos de Primaria, pediatras y especialistas como radiólogos, anestesistas, cardiólogos, traumatólogos y urólogos, entre otras especialidades», resumieron. «Se trata de un problema nacional que no afecta sólo a la Comunitat y al que el Ministerio de Sanidad debe poner las medidas necesarias para solventarlo», exigen desde el Sindicato Médico. Así las cosas, la organización sindical advierte de que si esta situación se prolonga «habrá una reducción de la calidad asistencial» que repercutirá en el paciente.

Por otra parte, y como ya recogió LAS PROVINCIAS, la formación calcula que sería necesario incrementar las plantillas con entre 3.000 y 5.000 nuevos profesionales en los próximos ocho o diez años para contar con un nivel asistencial adecuado en la región, autonomía que, después de Andalucía, presenta el ratio de médicos especialistas por cada 100.000 habitantes más bajo de todo el país, como recoge el estudio «Estimación de la oferta y la demanda de médicos especialistas. España 2018-2030» del Ministerio de Sanidad.

Las perspectivas de futuro, además, son poco halagüeñas por la cascada de jubilaciones previstas para los próximos años. Según el citado informe, el 52,6% de los médicos de la sanidad pública valenciana tiene más de 50 años y el 22,1% supera los 60 años, de ahí que o se incrementa el ritmo de reposición de estos especialistas o el sistema público sanitario se verá seriamente amenazado, sobre todo en las especialidades que acumulan un déficit mayor. Pediatría, traumatología, anestesiología, ginecología, medicina familiar, cirugía (especialmente pediátrica y general), alergología, reumatología y geriatría son las áreas que sufren de forma más relevante las carencias de profesionales, según apuntan tanto desde CESMCV como desde el área sanitaria del sindicato CSIF.

En el ámbito de la enfermería la situación no es mucho mejor, y desde el Sindicato de Enfermería Satse calculan que, para alcanzar los ratios europeos, la Comunitat necesitaría incrementar las plantillas en cerca de 20.000 sanitarios. La región se sitúa la tercera por la cola con los ratios por paciente más bajos.

Sin embargo, no es tan fácil como parece atajar el problema. La respuesta más obvia sería la de reclamar que se incremente el número de plazas de las especialidades médicas, al menos en las áreas más deficitarias, pero como advierten distintos especialistas el problema radica en que «no hay médicos». Por ejemplo, en la Comunitat hay cerca de 200 plazas de pediatra en Atención Primaria que se han cubierto con médicos de familia al no contar con especialistas en la materia.

OPINIÓN: Un verano para olvidar en la sanidad valenciana

OPINIÓN: Un verano para olvidar en la sanidad valenciana

https://www.redaccionmedica.com/opinion/un-verano-para-olvidar-en-la-sanidad-valenciana-6606

Sin dinero, sin recursos, sin refuerzos, sin gestores, sin ganas… Éste podría ser el resumen de un verano desastroso para profesionales y pacientes de la sanidad valenciana.

Empezamos septiembre, y después de un agosto plagado de problemas en la sanidad valenciana, con denuncias de listas de espera interminables, aires acondicionados que no funcionan, TACs que se estropean y que nadie espera que se arreglen con celeridad, sin refuerzos ni en zonas de playa ni en las ciudades (ahora dicen que llegarán a final de año… increíble) parece necesario un hacer balance un poco más específico de lo que está siendo este verano, que ya toca a su fin.

Todo el que puede se va de vacaciones, pero los medios de comunicación no cierran y este verano, una vez más, se han convertido en el mejor altavoz de profesionales y pacientes afectados por la caída en picado de la calidad y la rapidez en la sanidad valenciana. Si nos atenemos a las noticias publicadas, desde SanitatSolsUna, como asociación que defendemos una asistencia sanitaria excelente, lamentablemente tenemos que calificar la situación actual como un auténtico caos. Una vez más. Ha habido falta de previsión, de actuación, de reacción y de búsqueda de soluciones.

De forma reiterada se han denunciado situaciones de colapso en diferentes servicios hospitalarios de urgencias por falta de recursos. Más de seis horas de esperas, dos semanas o más para conseguir cita con el médico de  familia, sin recursos para las Urgencias en el interior o en los centros de la costa…

Durante estos meses ha ido creciendo de forma continua la lista de espera quirúrgica en toda la comunidad, a pesar del autoconcierto  y de derivar cada vez más pacientes a la privada -privada, no a las concesiones-, llegando a plantear de forma inusitada el desplazar pacientes de una provincia a otra para ser intervenidos. Hasta el Síndic de Greuges tuvo que llamar la atención a la Consejería de Sanidad tras derivar más de 60 kilómetros a un paciente de su hospital de referencia. 16 meses de espera en Neumología en el Hospital de Vinarós, 14 meses para una colonoscopia, año y medio para conseguir cita con el neurólogo en la sanidad pública; más de 100 días de espera para operarse en Castellón. Y son solo algunos ejemplos.

Pero los problemas no solo se han producido en atención hospitalaria. También ha habido problemas para obtener una cita con el médico de Familia o cualquier otro especialista, otros provocados por la falta de mantenimiento, la ausencia total de previsión en las sustituciones y la nefasta planificación de servicios. Los únicos que se dejan la piel para intentar paliar las consecuencias de tan desastrosa gestión son los profesionales, con un esfuerzo titánico para atender lo mejor y lo antes posible a sus pacientes, a pesar de su precaria situación, de no facilitar sustituciones por vacaciones ni refuerzos. Lo último que hemos sabido es que hay hasta una comunicación oficial de los responsables de los quirófanos advirtiendo que la falta de personal provocará un descenso de las intervenciones entre octubre y diciembre. Consecuencia: más listas de espera.

A los problemas derivados de la falta de recursos, se añaden los ocasionados por el deficiente mantenimiento de equipos e infraestructuras, siendo frecuentes las averías en climatización, en diferentes centros, lo que ha obligado a la suspensión de pruebas en alguna ocasión. En otras, los aparatos, como el TAC de Vinarós, se paran por falta de mantenimiento, sin más. Lo último, un techo del Arnau que se ha desplomado y una fuga de agua que ha obligado a cerrar la UCI del Hospital de Llíria. Desastre tras desastre por no invertir en lo importante.

Estos días hemos leído que incluso el XVI informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) cataloga de “deficientes” los servicios médicos de la Comunidad Valenciana y la opinión ciudadana sobre los servicios que recibe es de las peores del país.

Como colofón tenemos un hospital, que antes de su reversión estaba considerado vanguardista y puntero, que cuando era una concesión no tenía listas de espera y estaba situado entre los mejores, pero que hoy nadie quiere dirigir, que se ve obligado a derivar pacientes a clínicas privadas, con unas listas de espera que crecen si parar a pesar de haber incrementado el gasto por parte de la administración de forma alarmante (se calcula que más de un 70%). Sí, nos referimos al Hospital de La Ribera.

La Sanidad necesita gestores. No se puede improvisar, esperando que los problemas los resuelva el paso del tiempo. Si seguimos, así vendrá otro verano aun peor, así como otro invierno malo con los picos de gripe… y seguiremos improvisando, moviendo profesionales de un lugar a otro sin sentido, con contratos precarios e incluso sin la titulación prevista.

Desde SanitatSolsUna pensamos que sobran políticos y se precisan gestores, que se ocupen en primer lugar mejorar las condiciones de los profesionales, y de evaluar seriamente las necesidades existentes, planificar con antelación suficiente, dotar las plantillas de forma adecuada y poner en el centro de la atención al paciente. Porque el paciente debe ser lo primero siempre.

Quirófanos sin personal sanitario: Hospitales de Valencia obligados a realizar menos operaciones

Quirófanos sin personal sanitario: Hospitales de Valencia obligados a realizar menos operaciones

https://www.consalud.es/autonomias/c-valenciana/quirofanos-sin-personal-sanitario-hospitales-de-valencia-obligados-a-realizar-menos-operaciones_68070_102.html

La falta de personal sanitario se ha convertido en un problema que ha llegado ya a los quirófanos de varios hospitales de Valencia. Según informa El Mundo, los coordinadores quirúrgicosalertan de la actividad hospitalaria se verá reducida durante los meses de octubre, noviembre y diciembre ante el recorte de personal por falta de planificación y la imposibilidad de cubrir todas las asistencias.

Concretamente, los encargados de cerrar la programación de intervenciones quirúrgicas han alertado de que se va a producir una reducción de sesiones en los próximos tres meses. El porqué radica en que todavía no se aprobó los planes coyunturales que definen las necesidades de plantilla asistencial y el ritmo de operaciones no se podrá mantener.

En el Hospital La Fe, esta falta de planificación se salda con el recorte de dos anestesiólogos, cinco enfermeras de quirófano y tres técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE).

Como ejemplo de esta dramática carencia de trabajadores, en el hospital de referencia de la Comunidad (La Fe) la no aprobación del plan coyuntural conlleva la desaparición de dos anestesiólogos, cinco enfemeras de quirófano y tres Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE).

El déficit de profesionales y el repunte en las listas de espera que traerá como consecuencias, avecinan un otoño caliente para la consejera de Sanidad, Ana Barceló.

La falta de mantenimiento pasa factura a los centros de salud y a los hospitales

https://www.lasprovincias.es/comunitat/falta-mantenimiento-pasa-20190909000458-ntvo.html

 

Mantenimiento, modernización e inversiones. Son las tres palabras que más repiten los representantes de los sindicatos tras los últimos incidentes registrados en dos hospitales valencianos: la caída de un falso techo en el vestíbulo principal del Arnau y la inundación de la UCI de Llíria por la rotura de una tubería.

Dos problemas detectados con apenas un par de días de diferencia y que provocó que la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) instara a la Conselleria de Sanidad a revisar las instalaciones de estos dos centros (que están integrados en el mismo departamento de salud) y, en general, de todas las infraestructuras sanitarias.

«Urgimos a la conselleria a que elabore un plan de actuación en centros de salud y hospitalarios para conocer la situación actual y grado de deterioro de sus infraestructuras y una vez disponga de esta información, se inicien con urgencia las actuaciones necesarias para garantizar un entorno seguro» para profesionales y pacientes, reclama el presidente de CSIF Sanidad Comunidad Valenciana, Rafa Cantó.

Tanto CSIF como UGT coinciden en apuntar un mismo argumento como origen: la falta de un plan de prevención, que provoca que se actúe después de que se registre un problema, y la ausencia de modernización de instalaciones, tanto centros de salud como hospitales. «Son antiguas y para el mantenimiento se necesita dinero, algo que no hay», lamentan desde la sección sindical de Sanidad de UGT.

De hecho, que los recortes que baraja el Consell repercutan en estas partidas es uno de los temores que trasladan los sindicatos consultados por LAS PROVINCIAS. De momento, problemas en tuberías, goteras, deficiencias en la climatización (en el hospital San Juan de Alicante hasta el mal funcionamiento ha provocado conjuntivitis) o paredes y techos desconchados son algunas de las incidencias que enumeran los sindicatos. Además de recordar que el Clínico necesita urgentemente una actuación integral.

Desde CSIF apuntan que, por ejemplo, en el hospital Doctor Moliner, en Serra, hay un problema con las tuberías, en concreto con las bajantes de aguas potable y fecales, «que van reventando porque se encuentran en mal estado». A eso añaden los cortes en el suministro eléctrico. Y UGT suma al listado las deficiencias en la climatización. De hecho, a comienzos de agosto -coincidiendo con una ola de calor- el aire acondicionado no funcionó y los familiares de los pacientes llevaron ventiladores.

En el hospital de Sagunto apuntan el deterioro de los vestuarios o la falta de aire acondicionado. Esto último compartido con los hospitales de Gandia y Xàtiva o con el centro de salud de Novelda, además de en algunos de Dénia. Aquí, en el hospital, UGT alerta de goteras.

Algo que también sucede en el hospital de Elda, en el General de Alicante e, incluso, en La Fe (de más reciente construcción). El repaso continúa en Vinaròs, con humedadades puntuales y con ventiladores para solucionar los problemas de calor de personal y pacientes.

16 meses de espera en Neumología en el Hospital de Vinaròs

https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/castellon/2019/08/31/5d6a5fe2fc6c837a318b459a.html

El anuncio de la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, de redactar un Plan Funcional para resolver los problemas en el hospital de Vinaròs y liderar la reivindicación para que el Gobierno modifique la Ley de Función Público y puedan incorporarse incentivos para hacer los centros hospitalarios comarcales más atractivos al personal sanitario, ha tenido rápida respuesta entre la plantilla del Baix Maestrat.

Los profesionales sanitarios urgen una actuación que llevan esperando «desde hace demasiados años» y que se traduce en datos: «Los pacientes de Neumología llevan esperando cita desde el mes de abril de 2018».

Las consultas a pacientes con complicaciones neumológicas son las más atascadas, advierten, pero no las únicas especialidades con retrasos en ese centro. «En Digestivo no se cita desde marzo, con lo que se acumulan ya cinco meses, o en ginecología las esperas se remontan otros cuatro meses y eso gracias a las peonadas y los autoconciertos que llevan a realizar pruebas a otros hospitales de la provincia».

Ese traslado de enfermos fue confirmado también el pasado jueves en Castellón por la consellera. Tras admitir las largas esperas en muchas especialidades médicas y las bajas en la plantilla, Barceló confirmó que se desplazan y seguirá desplazándose a cuentos pacientes sea necesario para garantizarles la asistencia que no pueden tener en el hospital comarcal del Maestrat.

Según ha podido saber EL MUNDO, la nueva gerente del Departamento de Salud de Vinaròs, Vanesa Jorge, se ha dirigido estos días al departamento de Citas Previas para conocer con exactitud las listas de espera de cada una de las especialidades médicas con consulta en el hospital que presta atención a unas 30.000 personas de los municipios del Baix Maestrat y Els Ports.

«CAOS EN CITAS PREVIAS»

Fuentes bien informadas aseguran que «el descontrol es absoluto, puesto que no todo está informatizado en este centro hospitalario», un problema más que se suma a «material técnico desfasado y jefaturas de servicio vacantes o ocupadas por profesionales en comisión de servicios porque sus titulares no quieren venir a Vinaròs».

«Así que la consellera que no diga que se ha invertido mucho en este hospital porque las carencias son muchas», advirtieron desde una plantilla que, sin ir más lejos, vio el pasado lunes, 26 de septiembre cómo se tenían que suspender 10 tomografías axiales computerizadas (TAC) al averiarse el aparato de refrigeración de la sala y, por tanto, poner en peligro los equipos por calentamiento.

Barceló restó importancia el jueves al colapso en el área de Radiodiagnóstico. «Apenas han sido unas horas hasta que se ha reparado el climatizador» defendió la consellera en relación a la denuncia de la que informó ese mismo día EL MUNDO.

Toc, toc… ¿Hay alguien?

https://www.redaccionmedica.com/opinion/toc-toc-hay-alguien–4350

Pasan las semanas y meses, y según leemos en los medios de comunicación, nos preguntamos: ¿hay alguien ocupándose de la Sanidad valenciana? ¿A alguien le importan los problemas de salud de los ciudadanos y las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios?

Los sindicatos denuncian la situación del Hospital Clínico de Valencia, con Urgencias, hemodiálisis y cocina sin aire acondicionado en plena ola de calor; UGT exige a la Consellería de Sanidad que solucione los problemas de la obsoleta instalación de aire acondicionado en el centro de salud pública de Torrent, que está ocasionando desde hace años quejas, notas de prensa e incluso desvanecimientos; Médicos por el suelo, pacientes con abanicos y a 33 grados en el centro de salud de Burjasot; El centro de salud de Palleter en Castellón alcanzaba los 30,7 grados en las consultas de Atención Primaria, por el deficiente funcionamiento de los equipos de climatización; y un largo etcétera.

Mientras los despachos de la propia Conselleria de Sanidad gozan de una nueva climatización instalada durante la etapa de la consellera Montón, no se pone solución a los problemas de refrigeración en multitud de centros como Padre Jofre, San Marcelino, Torrente, Catarroja, y en servicios del hospital clínico como los anteriormente citados y en el de Maternidad.

Pero es que además, como reflejan diversos medios, se avecina un verano desastroso, debido a la falta de previsión de la Conselleria, que con el retraso en abrir las bolsas de empleo, tras casi 10 meses de bloqueo, está provocando la falta de profesionales para cubrir las vacaciones de verano. Como es habitual, la Conselleria intenta paliar esta falta de personal cerrando una de cada 10 camas hospitalarias y adelantando el cierre de gran parte de los centros de Atención Primaria a las 15 h. Medidas que lo único que van a suponer es un incremento brutal de las ya escandalosas listas de espera y de las demoras en atención primaria y especializada, listas de espera que con una total falta de transparencia el actual gobierno del Botanic esconde y no hace públicas como es su obligación.

Llegará un momento en que ni el maquillaje ni la falta de transparencia les valdrá y las listas “estallarán”. Porque mientras públicamente nuestros políticos presumen de tener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, hay esperas inasumibles que por desgracia hoy solo conocen aquellos que están en esas famosas listas.

Pero no solo en Sanidad hay problemas. Hace unos días nos enteramos de un nuevo derrumbe de parte del techo la sala del Maestro Rodrigo del Palau de la Música, el segundo en unos meses, y todo después de haber recortado el presupuesto de mantenimiento en un 62% en la pasada legislatura. Los recortes pasan factura en las instalaciones y en el personal.

Lo vemos también en la ciudad de Valencia, que ha alcanzado unos niveles de suciedad y abandono que hace muchas décadas que no veíamos, con jardines abandonados, arbolado lamentable y asfalto pésimo. Todo, menos el carril bici, está abandonado.

Los problemas se evitan, anticipándose a ellos, y eso exige analizar, estudiar necesidades, planificar con antelación y poner en marcha planes. En definitiva, trabajar. Y eso es lo que no parece haber entendido el Gobierno de Ximo Puig. No ejecutan el presupuesto, y cuando lo hacen, lo (mal) gastan.

Todos los años hay verano y el personal sanitario se reparte las merecidas vacaciones. Por tanto, no parece muy difícil saber que hay que prever las necesidades para cubrir la marcha de este personal en periodo estival, 4-5 meses antes y contratar los recursos extras necesarios, no reducir las camas o los horarios. Y menos, en una región como la nuestra, donde muchos municipios duplican o casi triplican la población con la llegada de turistas.

Y es necesario invertir en el mantenimiento de las instalaciones, porque además de evitarnos problemas, a la larga es más barato. Pero, claro. Para eso hay que trabajar. Y entre la legislatura de prioridades equivocadas, y desde enero que no se hace nada por la convocatoria de elecciones y el reparto de sillones, ha llegado el verano y ni van los aires acondicionados, ni la bolsa para cubrir las vacaciones está funcionando bien, ni nadie hace nada para arreglar el caos en la gestión de nuestra Sanidad. Bueno, nada no. Han ocultado la lista de espera a ver qué se les ocurre para que cuando salga no se monte el lío.

La política se ha convertido en un espectáculo bochornoso y llevamos dos meses y medio viendo y oyendo cómo se reparten un pastel que los gobernantes creen que es suyo pero que nos pertenece a los ciudadanos.Ellos sólo deberían cortarlo. No los elegimos para esto.

TOC, TOC: ¿Hay alguien trabajando?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies